El viche se respeta

En los últimos días, hemos visto a través redes sociales y algunos medios de comunicación, la intensificación de una polémica que empezó un par de meses atrás. Con el hashtag #ElVicheSeRespeta, personas de todas las orillas han expresado gran rechazo ante un incidente protagonizado por dos hombres, uno de ellos, proveniente de Cali y el otro, del extranjero. Ambas personas inscribieron la marca Viche del Pacífico ante la Superintendencia de Industria y Comercio.

La indignación ha resultado tan amplía que varias organizaciones y entidades decidieron movilizarse para exigir el proceso de cancelación de la marca registrada. El debate ya está abierto. En semanas anteriores, asociaciones e integrantes de la cadena productiva del viche redactaron el “Manifiesto de protección y conservación de la destilación del viche como práctica ancestral”. Dicho texto expone la importancia del viche y sus derivados como representación de las tradiciones y las prácticas culturales y cotidianas de las poblaciones del Pacífico colombiano. Explica, entre otras cosas, que estas bebidas guardan una estrecha relación con la cosmovisión de estos pueblos y que es, además, fuente de ingresos para las familias que provienen de estos territorios.

Desde nuestro equipo queremos contribuir y enriquecer este debate, pues estamos convencidas que es necesario reflexionar sobre estas situaciones y sus implicaciones para las comunidades afrocolombianas; y que resulta de vital importancia invitar a la discusión, voces que puedan aportar desde su experiencia y conocimiento.

Por esa razón, conversamos recientemente con Benedicta Montaño, emprendedora de Guapi, Cauca, y dueña de Productos Ancestrales Don Be, empresa que produce artesanalmente y comercializa bebidas como el viche y sus derivados. Para Benedicta, Productos Ancestrales Don Be es su proyecto de vida, un proyecto que busca conservar la tradición inherente a las comunidades negras de la zona del Valle del Cauca, en el Pacífico colombiano, de donde ella y su familia proceden.

Quisimos empezar la conversación preguntándole a Benedicta su opinión acerca de la iniciativa del registro de la marca Viche del Pacífico. Para Benedicta, el problema, dice, no es que las dos personas que registraron la marca quieran producir y comercializar la bebida. El problema es querer apropiarse de ella a través del registro del nombre ancestral dado por las comunidades afro a la bebida, lo cual impediría