"La desigualdad de género nos perjudica a todas, pero no de la misma manera"


En el marco de la celebración del día internacional de la mujer y desde el equipo de El Negro Está De Moda no podíamos dejar pasar la ocasión sin reflexionar sobre el proceso que este proyecto, y que nosotras mismas, hemos vivido durante los últimos 2 años.

Nuestro objetivo, no solo desde el proyecto sino también personalmente, radica en la búsqueda permanente de caminos que nos permitan contribuir a la construcción de una sociedad equitativa, justa y solidaria, desde nuestra historia, posición y saberes. Para nadie es un secreto que Colombia, y en general América Latina, está construida sobre la base de una sociedad profundamente desigual con enormes retos en materia de inclusión y garantía de derechos para todos.

La desigualdad de género y la discriminación racial son rampantes, al punto que muchas prácticas discriminatorias se han normalizado y continúan perpetuándose. Si bien somos conscientes de la magnitud de estos problemas de tipo estructural y de la complejidad de sus posibles soluciones, también creemos en la responsabilidad que tenemos como miembros de la sociedad frente a la realidad que viven muchos de nuestras y nuestros compatriotas, y no estamos dispuestas a quedarnos en silencio ni inmóviles.

Estos dos años han sido de aprendizaje continuo. Hemos tenido que aceptar nuestros propios prejuicios, y entender de dónde vienen, para poder desafiarlos y crear estrategias para transformarlos, abrazando la diferencia y la curiosidad por la vida.

Comprender mejor la situación que viven las mujeres negras de Colombia, y de muchas otras partes del mundo, nos ha ayudado a dimensionar la amplitud del dolor y la desesperanza de ser objeto de discriminación y exclusión cuando se es mujer, pobre y se lucha sola y en silencio.

La desigualdad de género nos perjudica a todas pero no por igual, pues nuestro color de piel y situación económica son elementos clave a la hora de definir su dimensión. Las niñas y mujeres negras e indígenas, o parte de minorías históricamente excluidas, están en inminente situación de desventaja frente al resto de la sociedad, teniendo que enfrentarse a diario a situaciones de vulnerabilidad por el hecho de haber nacido mujeres y de un color diferente al de aquellos que detentan el poder. ¡Cómo si alguno de nosotros hubiera escogido su color o lugar de origen! Cómo si algunas vidas valieran menos que otras!

Hoy, nos sentimos agradecidas de la oportunidad de habernos encontrado con este proyecto que nos ha ayudado a crecer en comprensión y empatía y a entender las herramientas que tenemos a mano para luchar por la equidad; por una sociedad en donde nacer mujer u hombre no define nuestro futuro y en donde todos seamos capaces de sentir empatía, compasión y solidaridad frente a quienes lo necesitan, frente a las realidades de aquellos que creemos diferentes pero que tienen las mismas necesidades, sueños y derechos que tenemos nosotros.

Como sociedad, tenemos una deuda histórica con las comunidades afro e indígenas del país, y con todos aquellos a quienes juzgamos por el simple hecho de creerlos diferentes, sin darnos la posibilidad de conocer sus historias y de descubrir lo mucho que seguramente compartimos. Tenemos una deuda con todas las niñas y mujeres que hemos violentado activamente, pero también pasivamente con nuestras palabras, gestos y miradas. Tenemos una deuda con las mujeres negras que tuvieron que cargar en silencio con las consecuencias de un conflicto armado que algunos pretenden perpetuar.

Por otro lado, tenemos la posibilidad, de abrir los ojos y darnos una nueva oportunidad para ver el mundo y a quienes nos rodean con otros ojos. Tenemos también la posibilidad de acoger en nuestra ciudad a todos aquellos que han tenido que dejar su lugar de origen, tradiciones y costumbres, para salvarse y a su familia, de la guerra y el hambre.

Hoy, día de la mujer, queremos agradecer a todas las mujeres negras que nos han abierto sus corazones y sus casas y han compartido con nosotras sus historias, pues por ellas, por nosotras y nuestras hijas e hijos es que seguimos adelante. Este proyecto nos ha permitido conectarnos con lo que significa ser mujer desde el origen, desde dónde venimos, desde lo que somos.

En el ejemplo de las mujeres emprendedoras con quienes trabajamos, encontramos la fuerza para continuar con nuestra lucha y la fuerza para creer que el cambio es posible y que no estamos solas. Hoy, más que nunca, sigue abierta la invitación a trabajar juntos, respetando y valorando las diferencias; fortaleciendo la sororidad y la solidaridad, pues juntos somos más, juntos es más fácil.

#diadelamujer #equidad #sororidad #desigualdaddegénero #discriminación

0 vistas

NUESTRO FLOW 

EMAIL: info@nuestro-flow.com

DIRECCIÓN: Carrera 19 # 36 - 34, Barrio la Soledad

TELÉFONO(S): (+57) 321-3488-312

BOGOTÁ, COLOMBIA

© - Derechos Reservados grupo NUESTRO FLOW